Imprimir
Noticias
Visto: 995

Ideal para combinar aventura y disfrutar las vacaciones en familia, Esquel recibe al turista para brindarle diversión y una cómoda estancia. 

El abanico de paisajes que brinda Esquel, gracias a su cercanía con el Parque Nacional Los Alerces y la presencia del arroyo Esquel, es fantástico. Allí, en medio de ese paraíso está el centro de esquí La Hoya. 

Ofrece las plataformas ideales, para la práctica de diferentes modalidades del deporte: alpino, de fondo, snowboard, freestyle y fuera de pista, con 10 medios de elevación y sus 29 pistas a lo largo de 60 hectáreas.

Además, La Hoya ofrece una escuela de esquí y snowboard para todos los niveles, guardería para niños y jardín de nieve; gastronomía en la confitería La Piedra, hostería La Hoya y en el Refugio del Esquiador. Esta temporada invernal la confitería suma guisos, cordero patagónico, paellas, truchas y comidas para celíacos, a su ya habitual menú de pizzas y platos rápidos. La hostería y el refugio renuevan sus propuestas con outdoor grill con variedad de cortes, happy hours after- ski, acompañados del dj residente o música en vivo en los eventos especiales con sus auspiciantes.

El color de los alerces

El Parque Nacional Los Alerces, el cuarto del país en extensión, gracias a sus 263.000 hectáreas cercanas a la cordillera de los Andes, se encuentra a escasos 50 kilómetros de la localidad de Esquel, y a la particular belleza que le otorgan la diversidad de flora y fauna nativa surcada por ríos y lagos, se le suma, el tesoro de cobijar una especie vegetal milenaria, como lo es el alerce. Este árbol de crecimiento lento, puede llegar a vivir entre 3000 y 4000 años y medir hasta 70 metros de altura. 

Allí, el visitante puede disfrutar del majestuoso paisaje de diferentes maneras: contratar la excursión terrestre a través de las agencias de turismo, establecidas en la localidad de Esquel, acceder en auto por la ruta 259 y 71, o bien, tomar un micro de transporte público en la terminal de ómnibus de la ciudad. Puede ser recorrido por su ruta troncal, así como realizar diferentes actividades, tales como, caminatas o trekking. Se puede sumar a este paseo, la visita al complejo hidroeléctrico Futaleufú, imponente obra de ingeniería, que se puede recorrer en forma particular, o a través, de una agencia de viajes  y turismo local.

Un clásico sin tiempo

El Viejo Expreso Patagónico, también conocido como La Trochita, ofrece un servicio turístico que une la ciudad de Esquel, con la estación Nahuel Pan. El tren de trocha angosta, que data del año 1945, constituye una verdadera reliquia aún en funcionamiento. El viaje a bordo de sus vagones, resulta culturalmente enriquecedor y una oportunidad única, de apreciar la belleza de la estepa patagónica. A partir del arribo a la estación Nahuel Pan, el visitante cuenta con una hora hasta que el tren emprende el regreso. Una buena opción es visitar la feria Tokom Topayiñ, instalada en una de las casas del ferrocarril, donde una docena de miembros de la comunidad mapuche-tehuelche, exhiben sus productos  artesanales, con descripciones acerca de su cultura. También, se puede visitar la Casa de las Artesanas y el Museo de Culturas Originarias. La visita, se puede completar una vez que se descendió en Esquel, recorriendo  las instalaciones de la antigua estación, donde se albergan elementos de valor histórico del ferrocarril. La entrada es libre y gratuita. 

La visita a Piedra Parada, una imponente piedra de origen volcánico de 240 metros de altura, que aparece inesperadamente en plena estepa patagónica y en medio del valle del río Chubut, es una excursión arqueológica que permite apreciar, los resabios de esta zona habitada hace más de 5.100 años, a través de sus pinturas rupestres. Para acceder a esta Área Natural Protegida, se realiza el recorrido en auto, saliendo desde Esquel por la ruta 40 y luego por la ruta provincial 12. Son 82 kilómetros en total, de los cuales 65 son de ripio. Se recomienda destinar un día completo.

El Cañadón de la Buitrera, cuya entrada se encuentra próxima a la zona de Piedra Parada, parece un embudo de 5 kilómetros de largo, formado por paredones de 50 metros de altura, y extrañas formas, que permiten jugar con la imaginación. Un fenómeno natural, atractivo para los escaladores.  

Vale destacar, que una gran ventaja que ofrece Esquel como destino turístico, es que cuenta con aeropuerto, lo cual, brinda la posibilidad de planificar los vuelos desde cualquier punto del país, con una mayor frecuencia en temporada alta. 

» Datos útiles:

Sec. de Turismo de Esquel: 

Av. Alvear esq. Sarmiento

Tel.: (02945) 451927 – 455652

www.esquel.gov.ar 

 

Sec. de Turismo de Trevelin:  

Tel.: (02945) 480120 / 480917

www.trevelin.gob.ar 

 

Club Andino: 

Tel. (02945) 453248

www.clubandinoesquel.com.ar.

 

CAM La Hoya: 

Tel.: (02945) 453018/452974

www.skilahoya.com