Sentarse en una antigua pulpería, bajo el sol serrano, para perder la vista en el caserío que se desparrama a los costados de un camino de tierra que va a hundirse a un valle de tapiz verde salpicado de roquedales. Mientras se