Imprimir
Noticias
Visto: 282

El hallazgo de restos de animales prehistóricos convirtió al distrito de Marcos Paz en un verdadero tesoro paleontológico. En la reserva Francisco P. Moreno pueden observarse las huellas que las distintas eras geológicas, con sus respectivos

cambios, dejaron en esta región bonaerense. Se trata de una excelente propuesta para recorrer en familia durante el fin de semana extra largo de junio o las próximas vacaciones de invierno.

El Municipio creó años atrás el proyecto Marcos Paz, tierra de mastodontes. Surgió cuando comenzaron a encontrarse fósiles de este animal que vivió en la era cuaternaria. “El lugar era una tosquera, que luego se convirtió en la reserva paleontológica”, explicó Victoria López, licenciada en Biología y directora del Museo de Ciencias Naturales “Lucas Kraglievich”.

En una superficie de 25.000 metros cuadrados, la reserva Francisco P. Moreno, ubicada sobre el kilómetro 48 de la Ruta Nacional 3, presenta más de 900 tipos de fósiles. Los hallazgos que ocurrieron en este predio despertaron gran interés en el ámbito científico. Los visitantes se muestran asombrados cuando pisan el suelo que tiene ocho mil años de antigüedad. También les resulta atractiva la posibilidad de encontrar fósiles durante el recorrido, debido a la importante cantidad que hay en el lugar.

En el sitio, se descubrió una especie nueva de cóndor prehistórico: el Pampagysps Imperator, emperador de las pampas. Otros de los hallazgos importantes fueron las ostras marinas fosilizadas y, cerca de ellas, los restos milenarios de caballo. Según explicó López, con las sudestadas el mar llegaba hasta la costa, actualmente parte de la reserva, y depositaba distintos materiales.

“Los fósiles que se encuentran son llevados al repositorio del museo donde se los cuida, se los clasifica y se los limpia, para luego completar las fichas e ingresarlos al patrimonio paleontológico y arqueológico de la provincia de Buenos Aires”, detalló la directora del museo Lucas Kraglievich, que se encuentra en la calle José C. Paz 146.

UN RECORRIDO POR TIEMPOS PREHISTÓRICOS

La reserva y el museo invitan a grandes y chicos a hacer un itineario por las edades de la Tierra y también a conocer la megafauna que habitó el territorio provincial hace miles de años. La visita por la reserva se realiza con un guía especializado, que describe los restos hallados mientras relata la cantidad de años que tiene el terreno sobre el que se está caminando. También hay un espacio de interpretación con fósiles rescatados, donde se explica el trabajo que realizan los paleontólogos.

El museo, además de poseer una sala de paleontología, cuenta con espacios de astronomía y zoología que fueron reacondicionados, este último será reinaugurado en el receso invernal. Además durante las vacaciones se harán talleres de preparación de fósiles y de paleo manualidades.